AITANA SÁNCHEZ-GIJÓN DE ANGELIS

Inteligencia, talento, belleza, coherencia, definen a una actriz que lleva más de 30 años dedicada a la profesión. Una profesión que, para ella, es una manera de conocerse a sí misma.

QUIERO SER ACTRIZ

Aitana Sánchez-Gijón de Angelis, llamada así por su madrina (Aitana Alberti), nació en Roma el 5 de noviembre de 1968. Desde pequeña supo que quería ser actriz.

A los ocho años entró en el Taller de Teatro de María Galleta y poco después comenzó a dar clases de interpretación con Alicia Hermida. A los trece años se integró en la compañía de dicha actriz, La Barraca, con la que hizo su primera gira con (en la que interpretaban) diversas obras de Federico García Lorca.

“Aún recuerdo mis comienzos, entre cajas, teniendo que decir mi primera frase como Julianito en El Maleficio de la Mariposa, de Lorca, y aunque no salía al escenario, notaba que se me salía el corazón por la boca.”

Debutó profesionalmente a los dieciséis en la serie de TVE Segunda enseñanza de Pedro Masó donde coincidió con otro de sus maestros, Juan Diego. “Me enseñó muchas cosas y me prestaba libros de Stanislavski.”

La gran pirueta

En 1986, con dieciocho años, estrenó La gran pirueta, de José Luis Alonso de Santos en el Teatro Monumental de Madrid. Fue su primera obra de teatro como actriz profesional.

Ese mismo año debutó también en cine con Romanza Final de José María Forqué, donde aparece doblada por la hija del realizador, Verónica Forqué. Esta será la primera y única vez que Aitana no habla con su voz. Incluso en las películas internacionales, se ha doblado a sí misma en castellano. 

Se consolidó pronto como una reputada actriz de teatro y, entre 1987 y 1989, intervino en varias obras: El hombre deshabitadoLa malquerida, dirigida por Miguel Narros y El vergonzoso en palacio de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Compaginó su actividad teatral con el cine, dónde trabajó a las órdenes de Antonio Giménez Rico en Jarrapellejos o Fernando Fernán Gómez en El mar y el tiempo. Fue la amante de Lord Byron en Remando al viento, primera colaboración con el director Gonzalo Suárez e interpretó su primer papel protagonista en Bajarse al Moro de Fernando Colomo. Con Viento de Cólera, obtuvo el premio Francisco Rabal a la Mejor Actriz del Festival de Cine de Murcia.

STRION TEATRO

En 1990 montó su propia compañía teatral (STRION S.L.) con Fernando Guillén Cuervo, Jesús Bonilla, Carlos Alberto Abad, Ángel García Suárez y Alberto Muyo, y con ésta representó Entre bobos anda el juegoA puerta cerrada y La gata sobre el tejado de zinc dirigida por Mario Gas, a quién ella llama su “maestro”:

 

“Con Mario Gas es con quien yo he entendido las claves más profundas del teatro”. 

Cruzar el charco

En esta misma década se consolidó como actriz de cine. En 1993 trabajó en El Marido Perfecto de Beda DoCampo Feijoo, una coproducción con Argentina Reino Unido y Checoslovaquia y compartió protagonismo con Mercedes Sampietro y José Sacristán en El Pájaro de la Felicidad de Pilar Miró.

Su dominio del inglés, entre otros idiomas (italiano y francés), le permitió dar el salto a Hollywood en A Walk in the Clouds/Un paseo por las nubes (1995) donde interpretó a Victoria Aragón, la hermosa hija del dueño de un viñedo (Giancarlo Giannini), que conoce de forma casual a un soldado norteamericano (Keanu Reeves) que acaba de regresar del frente. Éste acepta ser presentado como su esposo para ayudarla a enfrentarse a su dominante padre.

Además de su incursión en Hollywood, en 1995 (año prolífico para ella), participa también en La Ley de la Frontera de Adolfo Aristarain y protagoniza Boca a Boca de Manuel Gómez Pereira, con Javier Bardem.

La heroica ciudad dormía la siesta

“Me tocó la lotería con el personaje de La Regenta”
En 1994 dio vida al personaje más conocido de Clarín en una miniserie que adaptó y dirigió Fernando Mendez Leite para TVE.

 “Su abundante cabellera, de una castaño no muy oscuro, caía en ondas sobre la espalda y llegaba hasta el asiento de la mecedora, por delante le cubría el regazo; entre los dedos se habían enredado algunos cabellos”

Aitana se implica de lleno en sus personajes. Se reunía con el director dos o tres veces por semana, leían el guión y los revisaban con el texto original de Clarín. Para prepara su conversión en Ana Ozores se recluyó en un monasterio

“Cuando no había nadie en la iglesia me metía en el confesionario y decía mis diálogos. Fue una época preciosa porque me permitió meterme en profundidad en una de mis novelas favoritas”.

En el elenco Héctor Alterio, Fiorella Faltoyano, Juan Luis Galiardo, Cristina Marcos, Miguel Rellán y Carmelo Gómez, entro otros muchos).

“El casting fue perfecto. Yo tenía clarísimo que Fermín de Pas era Carmelo Gómez. No había otro, no había ninguna otra posibilidad. Era él”

“Aitana nos dejó a todos boquiabiertos y se ganó el respeto y la confianza de todo el equipo. Después, su química y entendimiento con Carmelo Gómez y Héctor Alterio fue total.”F. Méndez Leite

Verde Veronese

A finales de los años 90 se centro en el mundo cinematográfico protagonizando varias películas. Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando (Jaime Chávarri, 1996) Yerma (Pilar Távora, 1998) o Celos de Vicente Aranda.

“Yo lo esperaba todo de Aitana, pero ella dio un poco más, bastante más”.– Vicente Aranda

Y las dos únicas películas que hizo con Bigas Luna, La camarera del Titanic (1997) junto a Olivier Martinez. Un coproducción España, Francia, Alemania e Italia, donde finalmente se rodó.  Y Volavérunt (1999), cinta que le valió la Concha de Plata a la Mejor Actriz en el Festival de Cine de San Sebastián.

“En Volavérunt, un día que rodar, me sentía mal, muy insegura y hablando con él, le decía: Bigas yo no creo que sea capaz de darte lo que necesitas hoy. No me siento segura, no lo voy a hacer bien. Y me dijo: Quiero que lo hagas mal, quiero que te equivoques, quiero que no hagas nada que no sientas, quiero que estés exactamente como estás ahora. Me da igual lo que pase, sólo quiero que seas, que yo vea lo que te está pasando ahora mismo."

PRIMERA MUJER PRESIDENTA

En 29 de noviembre de 1998 fue elegida presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España convirtiéndose en la primera mujer en ocupar este cargo.

Cumplió uno de los objetivos principales que se marcó, adquirir una sede fija para la Academia en la que celebrar sus encuentros, montar un archivo y que se convirtiera en un punto de encuentro de todos los profesionales del cine, tanto nacionales como extranjeros.

 

”Fueron dos años turbulentos, intensos y muy enriquecedores” – ASG

DEJANDO HUELLA

Tras finalizar sus funciones como presidenta de la Academia, se centró de nuevo en su carrera interpretativa y se abrió un nuevo camino en el cine internacional trabajando en México (Sin dejar huella, 2000), Francia (Un homme un vrai, 2002) o Italia (Io non ho paura, 2002)

Ese mismo año (2002) volvió a la escena con Las Criadas de Jean Genet, dirigida nuevamente por Mario Gas y acompañada de Emma Suárez y Maru Valdivielso.

En 2004 volvió a trabajar en Hollywood, esta vez en un thriller psicológico protagonizado por Christian Bale, El maquinista.

De temática muy diferente fue La puta y la ballena, estrenada ese mismo año. Lucía Puenzo, Ángeles González Sinde, Luis Puenzo firman el guión de esta historia rodada en Argentina.

MIL NOCHES

La verdad de las mentiras (Joan Ollé, 2005) fue el comienzo de una relación teatral con el escritor Mario Vargas Llosa que le ha llevado a interpretar cinco de sus textos. Aitana acompañó al novelista en escena hablando de la importancia de la ficción y la lectura en la expansión de nuestro universo vital.

Le siguieron: Odiseo y Penélope, obra estrenada en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida en 2006 y Las mil noches y una noche (Joan Ollé, 2008).
En ambas representaciones Mario Vargas Llosa compartía escena con Aitana.

En cine, esos años trabajó Animals Ferits (Ventura Pons, 2005) con José Coronado y Backwoods (Koldo Serra, 2006) junto a Gary Oldman y Virginie Ledoyen.

EL REENCUENTRO

En 2007 se reencontró con Carmelo Gómez en La carta esférica, adaptación de la novela de Arturo Pérez-Reverte que dirigió Imanol Uribe.
Y con el mismo Carmelo ante la cámara y Gonzalo Suárez en la dirección (Remando al viento, 1988; El genio tranquilo, 2002) en Oviedo Express. En esta película, el realizador asturiano les hizo el regalo de retomar los personajes de Ana Ozores y El Magistral en una compañía teatral que representa La Regenta.

“Ese rizar el rizo para nosotros fue un divertimento fantástico. Fue una experiencia más vital , total”.

En 2009 volvió a salir de nuestras fronteras para rodar Parlami d’amore (Háblame de amor) de Silvio Muccino, en su Roma natal y The Frost (La Escarcha) de Ferrán Audí en Noruega.

Críticas salvajes

Compartió escenario con su gran amiga Maribel Verdú en Un dios salvaje (Tazmin Townsend, 2008). Y a partir de ahí su carrera teatral fue en aumento. Santo (Ernesto Caballero) en 2011 y Babel (Tazmin Townsend) en 2012.

En 2013 volvió a trabajar en un texto de Mario Vargas Llosa, La chunga. El primero en el que el novelista no la acompañó en escena. Sí lo hicieron Irene Escolar, Asier Exteandía, Rulo Pardo, Tomás Pozzi y Jorge Calvo, bajo la dirección, nuevamente, de Joan Ollé.

Con otro gran elenco (Nathalie Poza, Irenes Escolar, Luis Bermejo, Rulo Pardo, Silvia Marsó, Edu Soto…) estrenó ese mismo año Capitalismo, hazles reír en el Teatro Circo Price.
Un espectáculo multidisciplinar dirigido por Andrés Lima en el que un grupo de artistas se hacen preguntas sobre el mundo en que vivimos.

AMOR RABIOSO

“Medea es uno de los personajes más crueles, más bellos y más humanos de la historia.” Andrés Lima

2015 y 2016 serán los años de Medea. En 23 de abril de 2015 se estrenó esta tragedia en el Teatro de La Abadía dentro de un proyecto de colaboración entre este teatro y El Teatro de la Ciudad. Un proceso de trabajo de un año que le llevó a ganar casi todos los premios teatrales por su interpretación de este personaje mitológico.

“El Teatro de la Ciudad es uno de los proyectos más fantásticos y necesarios de los últimos años en el panorama teatral de nuestro país.”

Andrés Lima firmó la adaptación y la dirección y se subió al escenario para dar vida a Creonte y a Jasón. Les acompañaron Laura Galán como la nodriza y Joana Gomila como corifea.

Tan honda se le clavó la espina de este personaje que durante este año lo ha retomado en forma de lectura dramatizada. Cerró la gira (y la herida) el 19 de mayo en Pozuelo de Alarcón.

“Medea ha sido para mí  un viaje inicíatico, una experiencia vital y un punto de inflexión en mi carrera.”

Rumbo a Vietnam

Después de Medea, trabajó bajo la dirección de Carme Portaceli, con la que repetirá este año en Troyanas, en La Rosa Tatuada que la llevó a subirse por primera vez en su carrera a las tablas del Teatro María Guerrero.

Este 2017 regresa al cine con Thi Mai, una película protagonizada por Carmen Machi, Adriana Ozores y ella misma y dirigida por Patricia Ferreira.